Sensores en movimiento para medir la contaminación.

imagen

La contaminación de las grandes ciudades supone ya un problema real de salud, tal como demuestran las medidas establecidas por ayuntamientos como el de Madrid, de restricciones al tráfico, y que se replican en otras grandes ciudades europeas o de otros continentes.

Un problema, por cierto, al que si no se pone solución no dejará de aumentar, ya que la presión demográfica sobre las grandes urbes va a crecer en los próximos años.

A día de hoy, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la contaminación ambiental causa 7 millones de muertes anuales.

Madrid, por ejemplo, cuenta con estaciones de medición de contaminación repartidas a lo largo de la ciudad. Su ubicación, en ocasiones, ha sido polémica por situarse muchas estaciones en pulmones verdes, lo que desvirtúa las mediciones reales.

Propongo utilizar la flota municipal de transporte público para realizar mediciones de la contaminación atmosférica. Instalando sensores en el techo de, por ejemplo, autobuses podríamos medir en tiempo real y en movimiento la polución de la ciudad.

Gracias a la información recogida y al big data, los ayuntamientos podrían anticiparse a los episodios de contaminación e impulsar medidas para mitigar su efecto.

Además, esta información podría ofrecerse al ciudadano, en tiempo real, y a través de "mapas de calor" de la contaminación en la ciudad.

  • 119
  • 0
  • 2

Creado por

miguel de la cruz

miguel de la cruz

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información