Ligar una 'mochila austriaca' a los contratos de formación

Los contratos de formación, destinados a jóvenes de entre 16 y 30 años, persiguen la inserción laboral de este colectivo con un modelo de contratación atractivo para el empresario, basado en bajos salarios (75% del SMI en el primer año) y exento de cotizaciones a la Seguridad Social en el caso de trabajadores desempleados.

Por contra, el trabajador gana lo más obvio (un trabajo), pero también adquiere derecho a paro y, en la teoría, una formación cualificada a lo largo de la empresa. El problema es que la crisis ha hecho que en muchos casos este contrato se camufle como una vía de contratación en precario, en la que se olvida la formación del joven (que, por cierto, además es 100% bonificada). Es decir, se utiliza para sustituir a unos trabajadores por otros a menor coste y para asumir las mismas funciones en el puesto de trabajo, lejos de su intención formativa.

El desempleo juvenil es una de las principales rémoras de España. Somos los campeones de ello en Europa, sólo superados por Grecia.

Lo que propongo es que las empresas estén obligadas sí o sí a ofrecer esa formación a los jóvenes. Para ello, adjuntaría a sus contratos una 'mochila austriaca', pero ligada a una formación TIC. Este instrumento se basa en las aportaciones mensuales de dinero del empresario a una 'mochila' o hucha del trabajador que éste se lleva consigo si es despedido o cambia de trabajo.

Esta figura, se utiliza en Austria (de ahí su nombre) y otros países en sustitución de la prestación de desempleo. En este caso, sería una aportación de fondos destinados a formación del joven. Al final de su contrato, el empresario tendría que acreditar oficialmente esa formación, y la mochila quedaría a cero. 

Si no es así, el joven vuelve al desempleo o a otro trabajo con su mochila con fondos para invertir en su formación y seguir creciendo en cualificación.

Con la medida, se crearía también más empleo en el sector privado de la formación y los jóvenes accederían a una formación más actual y cualificada ya que, por desgracia, la que ofrece el SEPE y otros organismos públicos está desfasada.


  • 49
  • 0
  • 0

Creado por

miguel de la cruz

miguel de la cruz

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información